Tül+

Dinero: La construcción se recupera y avanza

A pesar de la contracción económica que ha dejado la pandemia, el sector constructor sigue como punta de lanza del PIB nacional y la generación de empleo. Vivienda de interés social, la principal impulsora.

La construcción demostró ser uno de los sectores con la recuperación más veloz poscuarentena. Según la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), las ventas de vivienda ya están en los niveles previos a la pandemia. Agosto registró ventas de 16.800 viviendas, tres veces las de abril, que, según Sandra Forero, presidenta del gremio, “fue el mes más complicado para el país”. El 69 por ciento de las ventas del último mes se concentraron en interés social. Y, aunque para julio de 2020 hubo una disminución de 283.000 empleos, hoy se han recuperado 200.000 en el ámbito nacional.

El informe de septiembre de 2020 de Camacol indica que el PIB total tuvo un decrecimiento anual de 15,8 por ciento en el segundo trimestre de 2020, y el sector de la construcción registró una caída de 31,7 por ciento. La construcción residencial contabilizó un descenso del 50,5 por ciento y la más afectada fue la construcción no residencial, que decreció 59,3 por ciento.

La cuarentena frenó drásticamente el licenciamiento para obras civiles. A junio de 2020, el área total licenciada para construcción bajó un 9,7 por ciento, con una caída del licenciamiento en el segmento no residencial del 25 por ciento. Al difícil panorama económico, se le sumaron las cifras de la cartera de vivienda construida sin vender, que en mayo alcanzó un total de 70,38 billones de pesos.

VIS, el caballo de troya del sector

Pese a la contracción económica, la recuperación traza un rumbo positivo. Forero asegura que para el cierre de 2020 se esperan ventas totales de 161.000 viviendas, de las cuales 110.000 corresponden al segmento VIS. En cuanto a la inversión, afirma que el sector busca llegar a los 30 billones de pesos, de los cuales 13 billones se destinarán a las VIS.

La vivienda social en Colombia alcanza uno de los más altos niveles de venta en el mercado. Para septiembre de 2020, “De cada 100 pesos que se invierten en vivienda nueva, 43 están destinados a VIS”, argumenta Forero.

Lo anterior se suma a las cifras presentadas por el Gobierno en el Congreso Colombiano de la Construcción 2020: se espera llegar por primera vez a vender más de medio millón de viviendas de interés social en el país. Un hito histórico para el mercado constructor, que le implica al Gobierno destinar más recursos para los programas de subsidios.

Agosto registró ventas de 16.800 viviendas, el 69 por ciento en VIS. se espera que las inversiones lleguen a los 30 billones de pesos en 2020, 13 de ellos destinados a viviendas VIS

El gremio estima que la iniciación de nuevos proyectos de vivienda alcanzará las 108.000 VIS y las 41.000 no VIS, para un total de 149.000. Además, planea generar 300.000 trabajos directos y 420.000 indirectos en lo que resta de 2020 y hasta 2022.

Las proyecciones se alcanzarán con la construcción residencial más que con nuevas edificaciones comerciales y de servicios. Específicamente, con proyectos VIS, que son el sector principal del mercado constructor en cuanto a ventas y creación de empleo. Su impulso es la carta de navegación para la activación económica.

¿País de propietarios o de arrendatarios?

Los subsidios permiten que muchas familias adquieran vivienda propia. Sin embargo, Colombia está lejos de ser un país de propietarios, ya que 1.378.829 hogares no tienen vivienda y, según Fedelonjas, más del 44 por ciento de los colombianos vive en arriendo.

El Banco Interamericano de Desarrollo indicó –en una investigación sobre los porcentajes de arrendamiento y propiedad en la región– que Colombia supera el promedio latinoamericano de personas que viven en alquiler: mientras que el promedio regional de viviendas para alquilar en América Latina es del 21 por ciento, en Colombia es del 34 por ciento.

Aunque los subsidios buscan equilibrar la balanza entre compradores y arrendatarios, los altos costos de la vivienda hacen que el déficit –es decir, la cantidad de personas que no tienen casa propia– sea muy alto.

Las cifras demuestran que la inversión en propiedad residencial en Colombia, más allá de resolver la necesidad de un espacio para vivir, es un negocio rentable. Muchos invierten en proyectos de vivienda VIS o VIP para recibir rentas por alquiler.

Los estratos tres y dos, respectivamente, llevan la batuta de propiedades en arriendo. Según el Dane y la Lonja Seccional Antioquia, las regiones donde más familias arrendatarias hay son Risaralda, con el 44,1 por ciento; Bogotá, con el 43,4; y Meta, con el 43,1. Amazonas, Guainía y Vaupés ocupan los últimos lugares de la lista, con la menor cantidad de familias que viven en arriendo: 11,7, 9,4 y 7,9 por ciento, respectivamente.

Se estima que el estrato tres ofrece 1.324.677 propiedades en arriendo, el 46,4 por ciento nacional, con cánones de alquiler desde los 525.348 pesos. El estrato dos se ubica en el segundo lugar con el 41,8 por ciento. El estrato cuatro tiene una participación de 36,6 por ciento y un canon de arriendo promedio de 854.910 pesos. El estrato cinco, 127.735, y el seis, 89.534 inmuebles para arriendo.

¿Por qué se invierte en vivienda como negocio?

Colombia se ha posicionado como uno de los países latinoamericanos más atractivos para realizar negocios rentables en proyectos de vivienda. Nacionales que residen en el exterior y extranjeros lo ven como un paraíso para la inversión inmobiliaria.

La devaluación del peso colombiano y la valorización del dólar son las razones principales para invertir. Sin embargo, otros factores contribuyen al deseo de comprar vivienda en Colombia, como sus bajos costos de vida, en relación con el costo promedio de vida en otros países, la seguridad jurídica, la facilidad de constituir empresa y los atractivos naturales.

Según Forbes, Colombia se encuentra dentro de los países más atractivos de América Latina para realizar inversiones inmobiliarias, aun en medio de la coyuntura actual, y en Estados Unidos es calificado como un “paraíso para la jubilación”. La calidad de los productos y servicios nacionales es alta y el costo de vida es 56 por ciento menor que en Norteamérica.

Si bien el país es atractivo para extranjeros, muchos connacionales han emigrado al exterior y desde allí buscan obtener mejores condiciones económicas para tener un retiro laboral tranquilo en Colombia. Por ello invierten en el mercado inmobiliario, inicialmente como arrendadores y con miras a regresar para vivir aquí.

Estados Unidos, Chile, España, Ecuador y Perú son las naciones desde las que más personas compran vivienda en Colombia. Y, aportando al panorama general del sector, las estadísticas describen que las viviendas en las que más se invierte para arrendamiento son las VIS.

Tomado de: Dinero

Enlace: https://www.dinero.com/especiales-comerciales/articulo/la-construccion-se-recupera-y-avanza/303818

Todos los derechos reservados Dinero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.