Tül+

Nabi Consulting: impacto y Panorama del Sector Ferretero en Colombia

El comportamiento del sector para la construcción y ferretería es similar al de todos los sectores de la economía, un año 2020 marcado por la incertidumbre, la desaceleración o recesión en la mayoría de los sectores, la afectación tanto de la demanda como de la oferta de bienes y servicios, y un panorama de lenta recuperación y expectativas sobre su futuro. El sector venía manejando cifras de crecimiento, por encima del 7%, superando el PIB, pero su contracción para el 2020, estará seguramente más allá del doble del valor, pero de forma negativa, es decir, alrededor del 15%. Su mayor impacto, no solo se da por la recesión sufrida y el  decrecimiento mencionado, sino en la pérdida de empleos, debido a que es un sector dinamizador para la ocupación en el país, y que de un año a otro ha experimentado la pérdida de cerca del 25% de los puestos de trabajo que genera usualmente; y aunque que coincidimos con los diferentes análisis sobre que estos sectores son un pilar fundamental para reactivar la economía, tanto que por eso, fue uno de los primeros sectores de la economía que se activó de nuevo; creemos que el cierre de año no será positivo sino que los resultados favorables, si las condiciones mejoran, se comenzarán a ver en el segundo semestre del próximo año, donde podremos ver una tasa de crecimiento del 8% con cifras de ventas cercanas a lo que fue el cierre del 2019 para las más de 40.000 empresas que componen la cadena de valor del sector.

 

El 2021, si la pandemia lo permite y los rebrotes que tendremos no genera cierres forzados, será un año de recuperación, y de capitalizar los aprendizajes que el 2020 les dejo a las empresas del sector que asumieron el COVID-19 con una oportunidad de innovación y mejoramiento. Algunas se ampliaron en la omnicanalidad como forma de llevar sus productos a sus clientes, se profundizo el “hágalo usted mismo” con el acompañamiento y aprovecharon para capacitar a su personal en mejores prácticas de todo orden, ese fue el momento de la siembra, el año 2021 será el momento de cosechar los resultados de ese aprendizaje, junto con la posibilidad de asumir retos con el apoyo de los incentivos del gobierno, a quien obviamente le interesa que se reactive pronto el sector y por ello seguirá generando la mayor cantidad de incentivos que pueda, porque detrás de este sector se jalona el consumo de bienes de consumo de otros sectores. El Gobierno estará interesado en activar la totalidad de construcciones de proyectos de infraestructura de todo el país, porque su aporte al empleo directo, indirecto e inducidos tendrá un impacto positivo para Colombia en el corto y mediano plazo, con proyectos que se tiene previsto que concluyan en 2022.

 

El 2020, también dejo, o al menos eso esperamos, una gran enseñanza en las empresas del sector y tiene que ver con el manejo de sus costos fijos, consideramos que se verá en el 2021 una mayor eficiencia en los precios, al haber una sobreoferta en diferentes construcciones y materiales, y aunque hay estímulos a la demanda, pensamos que los precios se ajustarán a la baja, la amenaza de una burbuja inmobiliaria como algunos planteaban, cada día desaparece más del panorama en el mediano y largo plazo. Las macro obras contratadas, especialmente en Bogotá, si se ejecutan como se tenían previsto desde 2019 será un gran estímulo muy importante para todo el sector.

Sin embargo, recuperar los indicadores de ventas, profundizar sus innovaciones y mejorar sus índices de productividad, mejorando la eficiencia en sus operaciones para evitar aumentos de precios que frenen la reactivación por la acumulación de inventarios que se tiene el sector, es uno de los mayores retos que se presentan.

Así mismo, este año les demostró a las empresas de estos sectores que lo asumieron, que la logística de sus operaciones es posible, que al mejorar en ello y pensar opciones de omnicanalidad, por ejemplo, puede traer mejoramiento en su productividad y por consiguiente en sus costos de operación en toda la cadena de valor de los sectores; que una adecuada gestión de sus inventarios y de su administración, involucrando desarrollos tecnológicos les impulsará haciéndolos más competitivos. Eso no se debería desaprovechar “volver a la normalidad de antes” es un retroceso, la oportunidad está en aprovechar lo aprendido en la pandemia, implementar y posicionar esos mejoramientos en cada empresa y lograr clústeres que beneficien a toda la cadena de los sectores, aprender que todos dependemos de otros para crecer es una oportunidad de mejoramiento clave y que tener practicas formales de principio a fin los beneficia a todos.

La reactivación no será tan rápida como algunos pueden esperar, sino que, en condiciones favorables, si no se presentan más choques externos al sector (rebrotes, confinamientos generales, paros, etc.), la recuperación se comenzará a observar en el segundo semestre del 2021, con mejoramiento en los indicadores del sector y recuperación del empleo que jalonen la economía.

 

Tomado de: Nabi Consulting

RF: https://nabiconsulting.co/impacto_y_panorama_del_sector_ferretero_en_colombia/